Etiquetas

, , , , , , , ,

¿Qué esta pasando en esta nuestra comunidad? ¿Qué está pasando con el Tribal Fusion?

Es una pregunta que deberíamos hacernos de vez en cuando todas las partícipes de esta disciplina. Piny Orchidaceae tiene una propuesta, a mi parecer muy inteligente, para dar respuesta -o al menos intentarlo- a preguntas como esta. Rebuscando entre mi bolso he encontrado lo que parecen ser dos ovarios de acero inoxidable y aquí me expongo ante todxs vosotrxs para transmitiros lo que se dilucidó en el TribaLX acerca de estas preguntas y de paso dejar un tímido poso de mi opinión en el fondo de esta enorme taza de té. Rodarán cabezas, ya lo veo venir…pero qué sería yo si me dejo crecer los pelos en la lengua.

Bienvenidxs pues al Tribal Talk. 

Este año las figuras representativas de nuestra bonita danza en el TribaLX en Lisboa han sido Ariellah, Anasma, Meher Malik, Haza, Horus Mozárabe, Judit y las bellísimas Orchidaceae, entre muchos otros oyentes y participantes. Lamentablemente no escribí notas así que todo va a ser de cabeza, que los dioses me perdonen. 
El punto interesante de esta propuesta es el hecho de poder charlar sobre una disciplina que ha corrido como la pólvora por todo el mundo y tiene sus bases arraigadas en EEUU, con todo y con eso, se ha extendido tanto que hasta en los rincones más recónditos del planeta hay alguna loca que baila TF. Pero…¿Estamos segurxs de que lo que bailamos es Tribal Fusión?

1- Las etiquetas
La etiqueta fusión ha ganado mucho peso, tanto es así que prácticamente ha fulminado de una patada al concepto “Tribal”.

Las etiquetas a nadie le gustan pero en cierta medida todos necesitamos de una, es una forma ridícula de sentirse en casa, de sentir que perteneces a algo, de ponerle nombre a eso que solo se sabe que existe cuando suenan dos notas musicales y alguien toma la pista de baile.

Comenzó siendo Tribal Fusión porque su mamá fue el American Tribal Style (ATS), así apodado porque uno de sus rasgos más característicos era el hecho de formar una tribu -muchas bailarinas sobre el escenario, las formaciones, la líder seguida de las demás…- Ajam. Bien. Con el nacimiento del Tribal Fusión nació la solista y con ella el individualismo. Sí, es cierto que el elenco de bailarinas esparcidas por todo el mundo son una tribu pero no nos hagamos lxs ignorantes… sabemos de sobra que no es eso a lo que quiere aludir, al menos no al 100%. Tribu pero sobre el escenario, liderada por una persona que irá cambiando “su mandato”. Y claro que sí, tribu fuera del mismo pero aludiendo a hermandad porque tenemos una misma forma de sentir la danza. Eeeeckk!!! la cosa ya empieza a desvirtuarse.

De modo que ya no hay tribu sobre el escenario y para colmo hay tanta fusión que la base de ATS se quedó bien atrás. Primero porque muchas no tenemos una base de ATS, en mi caso no había una sola clase en condiciones cuando empecé y si la había, yo no la encontré. Además la exigencia siempre radicaba en un año de danza oriental, no de ATS, para poder entrar a TF. Entonces…wtf!?? Nos encontramos primero con un problema en las bases, lo cual ya hace que me tiemblen las canillas, que repercute de pleno en la denominación de nuestra danza, porque si no hay ATS dónde queda el “Tribal” Fusion. Para colmo, el ATS es una fusión en sí mismo, y es que como bien dijo Piny, mezcla distintos elementos de otras danzas… o sea, que si nos ponemos puretas y quisiéramos ahondar en las raíces de nuestra danza (aka TF) no deberíamos quedarnos en la superficialidad del ATS sino que deberíamos zambullirnos de lleno en la danza oriental clásica.

2- Hay que saber ATS sí o sí.

Y aquí es donde me gano el infierno. Pues no, no hace falta. Discrepo yo y discrepa hasta Ariellah. Si tienes amor por tu danza, tienes curiosidad, ganas de aprender, de afianzar las bases y ganar en postura entonces sí, debes aprender ATS. Pero si lo único que quieres aprender es a disociar y en función de unos movimientos -que llamaremos el esqueleto de la fusión- hacer lo que te plazca…entonces métete a una clase de TF y listo. ¡Eso sí! Volviendo al tema de las etiquetas, entonces queridx amigx, que quede bien clarinete que lo que bailas NO ES Tribal Fusión, bailas >”introduzca aquí lo que le plazca” fusion bellydance< o belly fusion o la etiqueta que se le quiera poner, pero no, no es tribal.

Aquí hablo muy personalmente al decir que, cuando hay más fusión que tribal… -y aquí entenderemos por fusión ese esqueleto entremezclado con otros estilos de baile-, entonces no podremos decir que hacemos tribal. Y aquí es donde radica uno de nuestros grandes problemas. Nos empeñamos una y otra vez en decir que hacemos Tribal Fusión, pero señorxs, Tribal Fusion es lo que hace la grandísima Rachel Brice y un ejemplo nada convencional de este estilo es precisamente Horus Mozárabe que guarda una simetría y una calidad de movimiento bárbara con ella. Y no me olvido de Jill Parker, pero creo que todxs coincidimos en que su fusión tiene muchos más dejes de classical bellydance que de ATS. Así pues, me parece una osadía decir que hacemos Tribal Fusion precisamente por este motivo. La gran mayoría no tiene bases de ATS y las personas que las tienen acaban de empezar, habiendo llevado muchos más años haciendo un refrito de TF que lo que llevan haciendo ATS.

3- ¿Por qué no nos respetan como disciplina? ¿Por qué no se considera el (Tribal) Fusion Bellydance algo serio?

Pues precisamente por eso, por la disciplina. Aquí vamos a entender disciplina como la cantidad de horas que se emplean practicando algo, en este caso, una danza. La mayoría de personas que conozco, entre las cuales me incluyo, no le dedicamos horas suficientes. El ballet por ejemplo, se caracteriza por su rigidez y por su nivel de exigencia, no todo el mundo puede ser bailarín de ballet…pero parece ser que todo el mundo puede ser bailarín de Tribal Fusión. Claramente esto también ocurre porque el ATS se creó en cierta parte para que pudiera ser bailado por todo tipo de personas sin riesgo de lesión, o al menos con uno muy bajo, pero hemos pasado de plantearlo de esta manera a que sea el coño de la Bernarda donde hasta el estudiante de hace tres meses que no distingue un maya de un taxim, se monta su propio festival -de esto he leído muchas opiniones al respecto por FB, no es cosa mía-.

Antes que lanzarnos a las pistas de baile o a la organización de eventos, tenemos que hacernos bailarinas respetables; para lo cual necesitamos bailar y machacar la técnica durante hoooooooooras y darle prioridad a nuestra práctica ante nuestras ganas de salir a quemar el escenario. Esto es así. Hemos confundido las Haflas con los espectáculos profesionales y hay tal guirigay entre una cosa y la otra que las Haflas se cobran a precio de espectáculo profesional y viceversa. He llegado a pagar entre 15 y 18 euros por ver a alumnas bailar, o lo que es peor, por ver a las marujas del cuarto que se metieron a danza del vientre para pasar el rato “petarlo” en el escenario. Y me duele, no por mi bolsillo, sino por el daño que se le hace a nuestra danza.

La comparación, por obvias razones, se hacía con la danza urbana. Por norma general las danzas urbanas carecen de maestro, son urbanas porque se aprenden en la calle, y unx se hace grande a través de la práctica. Lógicamente esto ha cambiado, pero la filosofía se respeta bastante, así como la forma de trabajo. Creo que nadie aquí es capaz de decir que las Orchidaceae dejan indiferente, su trabajo, su calidad de movimiento, su disciplina y su pasión se notan en cada uno de los números que montan, independientemente de que te gusta más o menos ver a una b-girl en acción. A los hechos me remito. Y ya que estamos rompo una lanza a su favor, pues ellas saben muy bien que no son tribaleras en el sentido estricto de la palabra, ellas hacen urban fusion bellydance.

Así que, para calificarnos de profesionales necesitamos horas que nos avalen, no títulos de papel.

4- Entonces ¿Me saco el título o no me lo saco?

Aquí me gano el infierno por segunda vez. El título deberías poder pasártelo por tus malditas ingles morenas. Así es. El título tiene tres razones de ser:

1- Preservar el vocabulario de tu danza (aka TF o ATS)
2- Formarte de la mejor manera posible para que lo que bailes y lo que enseñes se correspondan con estas bases y no que cada unx haga lo que quiera.
3- Sacarte la pasta -hay que comer, muchachxs-

Realmente el título debería dar igual, debería dar igual tener o no tener ® porque puedes haberte formado con los mejores y estos pueden considerar que hacer una formación para darte un título es totalmente ridículo si no practicas y al estar en contra, no darte ningún tipo de justificante que diga que has estado ahí. Sin embargo, el conocimiento no vas a dejar de tenerlo sobretodo si… ¿Adivinas? practicas como malditx cerdx.

Creo que las formaciones son útiles -aunque también creo que últimamente se han ido de madre pero eso es otro tema-. Son útiles porque te ayudan a afianzar conocimientos, te resuelven dudas, limpian tu técnica, te aportan mucho física y emocionalmente, te ayudan a crear una rutina, te ayudan a crear y refinar tu propia práctica y un largo etcétera. ¡Claro que son útiles! pero no debemos olvidar que son lo que son, formaciones, normalmente intensivas que como tal, tienen sus limitaciones. No vas a aprender en 5 o en 10 o en 48 horas cómo bailar, eso sólo te lo va a dar la práctica. De manera que si vas a tu formación, pongamos de ATS que es la que tiene una titulación más conocida, y empleas todo un finde recibiendo clases, ese título que te dan sólo dice que has estado ahí y que por tanto, lo has pagado, pero al futuro estudiante no le dice si estuviste atendiendo o estuviste de risas con las compas… nuestra mejor baza sigue siendo la práctica.

5- Pero entonces… ¿ATS, TF, Belly fusion, Fusion bellydance…?

¿Acaso todo esto que estamos haciendo es inútil? ¿Nuestra danza no sirve de nada? Noooooooooooo way !! Lo único que pasa es que nuestra disciplina es demasiado joven. Ha nacido hace poco y esta teniendo una adolescencia muy dura con unos cambios hormonales brutales. Es muy pronto para que se afiance como tal, por eso está en constante cambio y lo que hoy servía, mañana no. Incluso el ATS tiene sus mejoras en las señas para que resulte más comprensible y efectivo.

Tan sólo debemos ser pacientes y no desesperar. Ser conscientes de que hemos decidido dedicar gran parte de nuestra vida a algo que se está gestando aún. Es pronto para crear escuelas como tal y es pronto para que se nos respete tanto como a otras disciplinas… Isadora Duncan fue precursora de la danza moderna y a día de hoy todo el mundo sabe a grandes rasgos quién fue, sin embargo se llevó palos y malas críticas como la que más. Nuestra mejor arma es la paciencia y con ella la práctica, con estas dos cosas nos haremos fuertes y las raíces de nuestra danza se arraigarán de tal modo que terminen creando escuela.

CONCLUSIONES:

Ariellah terminó admitiendo que no sabía cómo llamar a nuestra danza pues había evolucionado por unos derroteros que ni ella misma sabía dónde irían a parar. Por este motivo Rachel Brice y Carolena Nericcio han montado sus formaciones, por una necesidad de supervivencia, para poder preservar lo que han ido creando a lo largo de los años y que, cuando ya no estén, no se diluya con ellas. Mientras tanto, Ariellah que ha sido y es parte de todo este sarao del Tribal Fusión, ha admitido que cosas como el ATS no son santo de su devoción y es por ello que se dedica a otras cosas, como a estudiar danzas tradicionales o ballet. Apoya que debemos tener un amplio background de diferentes danzas, pues como bailarinas, deberíamos ser curiosas. Claros ejemplos de esto son de nuevo las Orchidaceae o por ejemplo Meher Malik, que hace una fusión preciosa con Odissi, classical bellydance y fusion bellydance, siempre desde la conciencia y el respeto.

Entonces bailarinas, declaro que yo no hago tribal fusión…si me tengo que decantar por algo será por el dark fusion, como lo denomina Ariellah o nuestra preciosa Idhun, y en cuanto pueda, las humildes clases que imparto, pasarán a llamarse fusion bellydance. De este modo quiero aportar un tonto grano de arena para hacer las cosas más sencillas y ayudar a esta danza que tanto me gusta a crecer. Juntas haremos que el concepto Tribal vuelva a cobrar sentido.

Y esto es más o menos el resumen de lo que se discutió en el Tribal Talk del TribaLX en Lisboa, moderado e impulsado por Piny y del que todos en mayor o menor medida fuimos partícipes. Hell yes !!!!

Tribal Talk TribaLX

Anuncios